Con 10.000 toneladas de Cemento Magno, en 2014, se erigió esta monumental obra que conecta Quito con el Aeropuerto Mariscal Sucre. Su construcción fue con el procedimiento de voladizos sucesivos y las prestaciones del cemento fueron muy exigentes.

La longitud oficial del viaducto es de 320 metros que se asientan sobre 3 ejes de apoyo; esta obra forma parte del proyecto vial Ruta Viva de acceso al nuevo aeropuerto de la ciudad de Quito, esta carretera tiene dos calzadas separadas de 14 metros de ancho, incluyendo carriles, arcenes y pretiles.